La Voz de Tabasco
CULTURA

Profr. Arnulfo Giorgana Gurría (1987-1939)

Recopilador: Emilio Contreras Martínez de Escobar

1ra de 5 partes
El Profesor Arnulfo Giorgana Gurría, nació en Teapa, Tabasco, un 18 de julio de 1887, siendo trasladado a la edad de 6 años por su familia a la ciudad de San Juan Bautista, hoy Villahermosa, en donde aprendió las primeras letras con un maestro particular de nombre Don Agustín Pérez León. Estudió la primaria elemental en la escuela Porfirio Díaz, completando su primaria superior en la escuela Romero Rubio.

Sus padres fueron Don Rafael Giorgana Pedrero y Doña Antonia Gurría Prats.
Al término de estos estudios ingresó al Glorioso Instituto Juárez donde cursó la carrera magisterial a la cual siempre demostró una verdadera vocación. El título de profesor de enseñanza superior lo obtuvo el 08 de junio del año de1908.

Siendo aún estudiante trabajó como ayudante de la escuela “Simón Sarlat”, en donde era director extinto maestro Don Manuel Correa. Al graduarse ocupó la dirección de dicha escuela y más tarde recibió la dirección de la Escuela Porfirio Díaz.

En el transcurso de su vida dedicada por completo a la enseñanza, siempre sintió cariño por la niñez para quien tuvo sano consejos y palabras alentadoras dentro y fuera de la escuela. Desempeñó distintos puestos en el ramo educativo tales como: director de Educación Pública, director y catedrático del viejo Instituto “JUÁREZ”; director y catedrático de castellano y matemáticas de la escuela NORMAL “DEL MAESTRO TABASQUEÑO”.

El 6 de abril de 1921, abrió para la niñez tabasqueña las puertas de la escuela particular que llevaba el nombre del Gran sabio naturalista macuspanense, ingeniero “JOSÉ NARCISO ROVIROSA”, en ella enseñó a muchas generaciones diseminados por la república y aún en el extranjero que han sabido poner muy en alto el nombre de nuestro Tabasco, pues son ciudadanos responsables de sus deberes y obligaciones que cooperan con la prosperidad y la grandeza de nuestra patria chica, recordando siempre la sabia docta palabra del maestro desaparecido.

En el año de 1911, el 27 de agosto, contrajo matrimonio con la también profesora normalista Constancia Fernández Moguel (QEPD) con quien procreó 7 hijos: María Teresa, Pedro Lorenzo, Nelly María, Félix Francisco, Rafael Antonio, Arnulfo Roberto y Olga del Carmen, de ellos dos estudiaron como profesores normalista: María Teresa y Nelly María que trabajaron al frente de la escuela fundada por Don Arnulfo Giorgana Gurría, ubicada en ese entonces en la Avenido Francisco I. Madero No. 808.

Por su recia personalidad, el profesor Arnulfo Giorgana Gurría desempeñó también en diversas épocas puestos de elección popular y a la edad de 52 años y en la plenitud de su vida lo sorprendió la muerte en la Ciudad de México el 31 de octubre de 1939, Siendo entonces inspector escolar federal de la primera zona de su estado natal.

El profesor J. Claro García el 18 de julio de 1940 en el cumpleaños de su extinto maestro Don Arnulfo Giorgana Gurría. Que fué y será siempre luz y orgullo de Tabasco escribió una remembrase fúnebre que a continuación se transcribe:

Hace un año apenas, un año no más,
Que hoy diez y ocho de julio estival,
En su humilde estancia, al maestro Giorgana,
Amigos y alumnos desde hora temprana,
Lo íbamos sonrientes a felicitar!…

Allí siempre amable él nos esperaba…
¡Con esa sonrisa tierna y fraternal!
Y su honda alegría bien se revelaba,
Cuando a cada uno un abrazo daba
Pleno de cariño, pleno de bondad!!…

La calle de Allende, ¡qué bien se veía!..
Ella toda era un himno triunfal!…
Y todo tan sólo, porque allí vivía
El maestro decano. “orgullo y valía”
De ésta mi querida tierruca chontal!

Hace un año apenas… un año no más!…
(y esto lo recuerdo con hondo pesar;)
Que amigos y alumnos desde hora temprana
En su humilde estancia, al maestro Giorgana,
Lo íbamos sonrientes a felicitar.

Hoy todo está triste, el cielo nublado,
Su casita humilde no tiene solaz!…
Y en Ignacio Allende, todo está callado:
Es que ya el maestro su estancia ha cambiado,…
¡pero allí lo iremos a felicitar!!..

Despierta maestro! ¡Mira cuántas flores,
Cuántos mirtos rojos, nardos y azahar,
Te traen tus amigos y alumnos mejores,
Como testimonio de castos amores,
Como un testimonio de eterna amistad!!

Villahermosa, Tab., a 18 de Julio de 1940.

J. Claro García.

Artículos relacionados

Presentan colección de libros sobre Historia de la Revolución Mexicana

lavoztabasco@gmail.com

Entregan campana de Cusihuiriachi recuperada y restaurada

Celebran literatura de Centroamérica en la Caja de las Letras

lavoztabasco@gmail.com